Promociones


CARPETA Nº 71:

POLÍTICAS DEL HAMBRE, POLÍTICAS CONTRA EL HAMBRE

Existen políticas del hambre y políticas contra el hambre, políticas que generan las vergonzosas condiciones del hambre y políticas que intentan combatirlas; políticas globales que ignoran en su burda contabilidad los efectos del brutal deterioro del medioambiente y políticas locales que intentan recuperar la lógica del desarrollo agroecológico sostenible; políticas biotecnológicas que dibujan una naturaleza de diseño alejada de los avatares de la contingencia, travestidas de racionalidad neutra y objetiva, que eluden plantear la génesis sociológica del problema del hambre para hacernos creer que todo es un problema de optimización de la producción; políticas del uso legítimo de los alimentos y, en consecuencia, políticas del uso y disfrute legítimos del propio cuerpo, de la imagen y representación que se construye a través del uso y consumo de los alimentos. Políticas del hambre y políticas contra el hambre, en fin, en las que los alimentos, la producción de los alimentos y el uso y consumo de los alimentos deben abordarse desde todas esas perspectivas para comprender toda su complejidad. Archipiélago se adentra en este festín de la mano de alguno de los grandes especialistas en esas diversas áreas. Frances Moore Lappé nos hablará de la vergüenza radical que supone el hambre en el siglo XXI y de la necesidad de alterar nuestra perspectiva sobre el problema; José Manuel Naredo analizará cómo el irremisible deterioro del territorio y de la producción de alimentos tiene que ver con contabilidades inadmisibles que no tienen en cuenta el desgaste medioambiental, y Daniel López García, junto con Marc Badal Pijuán, y Pilar Galindo, a continuación, nos relatarán qué están haciendo los movimientos agroecológicos dentro del Estado español para rescatar la vieja práctica de la sostenibilidad. Miguel A. Altieri e Ignacio Mendiola, en sendos artículos, pondrán en cuestión la fingida neutralidad científica de las manipulaciones genéticas, su sustrato político y, también, los peligros a los que nos exponen, cuestión esta última en la que ahondará Mark Schapiro, que se adentrará en cómo la adulteración alimentaria masiva suele ir de la mano de la falta de escrúpulos. Por último, Mabel Gracia Arnaiz y Jane Ogden, en sendas contribuciones, tratarán de la compleja dimensión psicológica de la ingesta de los alimentos, de la inextricable relación entre alimentación y construcción de la imagen de uno mismo, y de la manera en que cada cultura dicta qué es o no bueno comer, como ya reflexionara en otro tiempo Lévi-Strauss. Buen provecho a todos.

 

A PROPÓSITO:

PAUL VIRILIO Y LA ARQUEOLOGÍA DEL FUTURO

Paul Virilio es uno de los pensadores más polémicos y estimulantes que nos ha dado esa máquina cultural tan productiva que es la academia francesa. Cristiano convencido, urbanista, pensador político y crítico del arte de la tecnología, ubicarlo de manera temática o disciplinar es una tarea problemática. Su cosmología conceptual se ha tornado característica gracias a neologismos como “función oblicua”, “dromología”, “endocolonización”, “estética de la desaparición”, “accidente global” o “bomba informática”.

Nacido en París en 1932, su evacuación al puerto de Nantes en Gran Bretaña para escapar del drama que la Blitzkrieg durante la II Guerra Mundial provoca en Francia deja una huella imborrable en su concepción del ser humano y del mundo contemporáneo. Así, no debe extrañar que precisamente sea la velocidad y el análisis de la modernidad en términos de la transformación de una máquina de guerra lo que articule en un todo con sentido sus diversos ensayos. Para Virilio “lo militar” es la clave de inteligibilidad en las cuestiones concernientes a la construcción de nuestro espacio político y urbano. El modelo de la guerra y la necesidad de la velocidad antes que el comercio y la salud constituyen la piedra fundacional de la ciudad, la cultura y la sociedad; en definitiva, de nuestro presente. En éste impera una lógica de la percepción en la que el mundo desaparece en la guerra, y la guerra como fenómeno desaparece de los ojos del mundo. No en vano tales consideraciones le han otorgado al autor el calificativo de “pensador apocalíptico” del siglo xxi.

No obstante, como se observará en los artículos que siguen, existe otra manera de aproximarse a la obra de Virilio: considerarlo un arqueólogo del futuro. El papel que la producción tecnológica desempeña en su obra nos permite leerla como un análisis que rastrea en las invenciones tecnológicas señales de posibles futuros. Para delimitar el lugar del peligro inminente, del accidente, de la catástrofe, pero también, como recuerda Heidegger en su análisis de la tecnología recuperando un poema de Hölderlin, la oportunidad de lo que salva, o, al menos, de lo que “podría” salvarnos.

 

Visita la página de Suscripciones y Pedidos. Suscríbete, suscribe a un amigo o pide la colección completa de la revista.